Dominicanos repudian en Nueva York presencia de Ranfis Trujillo

NUEVA YORK. Un grupo de activistas dominicanos piquetearon ayer lunes la Iglesia Cristiana de la Comunidad, dirigida por el reverendo Rubén Díaz, quien el Jueves Santo reunió a docenas de ministros cristianos con el aspirante presidencial Luis Ramfis Domínguez Trujillo, quien anunció en ese lugar que de llegar al Palacio Nacional construirá un muro en la frontera con Haití.

Los activistas portaban carteles que rezaban “Rubén Díaz, usted no nos representa”, pancartas con las fotos de las hermanas Mirabal y el doctor Manuel Tejada Florentino, ejecutado por la dictadura del abuelo de Domínguez Trujillo.

El reverendo Díaz es también concejal en el ayuntamiento de Nueva York.

En el piquete, participaron Carlos Leiter, de la Fundación Minerva Mirabal; Mónica Zapata y Dayanara Borbón, ambas de la Marcha Verde; Luis Tejada, del Centro Hermanas Mirabal; y Manuel Ovalles, sobrino de Tejada Florentino.

Rechazaron la presencia del postulante presidencial, coincidiendo en que por los impedimentos legales, no puede ser candidato a la Presidencia.

Varios simpatizantes de Domínguez Trujillo fueron enviados al lugar e incidentaron el piquete tratando de interrumpir a los activistas que se dirigían a los medios de comunicación presentes.

Leiter advirtió que, de seguir la promoción de Domínguez Trujillo, “la sangre va a correr tanto en la República Dominicana como en el exterior”.

Acusó al aspirante de ser un vendedor de sueños y lucrarse de una plataforma electoral que sabe que no cuajará.

Zapata dijo que pocos esperaban que el reverendo Díaz se atreviera a invitar a una figura que representa lo más siniestro de la República Dominicana, como es el nieto de Trujillo.

Se produjeron dimes y diretes entre los adversarios y los seguidores de Domínguez Trujillo. Ambos lados tuvieron la oportunidad de defender sus posiciones en los medios y una mujer que pasaba reclamó que le estaban faltando el respeto.

El sobrino del doctor Tejada Florentino dijo que no pudo compartir con su tío y todavía sufre en carne propia la dictadura de Trujillo, porque no solo su pariente fue afectado.

Un asistente del reverendo Díaz alegó que el concejal usó su derecho a la democracia al invitar a Domínguez Trujillo a la Iglesia Cristiana de la Comunidad.