Resurgen contradiciones en PRD por alianza con el PLD

SANTO DOMINGO. El lanzamiento de Tony Peña Guaba como precandidato a la nominación presidencial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) plantea un debate dentro de esa organización política, que es el de romper o no con la alianza suscrita en apoyo al presidente Danilo Medina, en las elecciones de 2016.

Peña Guaba es un crítico de ese acuerdo y basa su propuesta en que el PRD transite su camino solo hacia las elecciones del 2020, para poder retomar el camino del crecimiento o de lo contrario desaparecerá.

El presidente del PRD, Miguel Vargas, ha dicho en varias ocasiones que ese partido llevará candidatos propios a todos los niveles en las próximas elecciones.

Pero el plazo dado por el presidente Danilo Medina, de que se referirá en marzo próximo a una posible búsqueda de la reelección también mantiene en expectativa al PRD, además de congelar a los aspirantes presidenciales peledeístas que pertenecen a su corriente política.

“Esperen mi señal”, es el comentario de algunos danilistas atribuido al mandatario al referirlos al mesa de marzo cuando se acercan a buscar orientación del confuso panorama político morado, mientras el expresidente Leonel Fernández aprovecha y acelera su activismo interno.

En el PRD comienza a moverse la coctelera, pues quien desafía la alianza y al propio presidente del PRD es la segunda figura del partido, el secretario general e hijo del líder de ese partido, José Francisco Peña Gómez.

Una serie de tuits de Peña Guaba confirma el giro que está tomando el tema de la alianza en el PRD.

“Buenos días. He visto en los periódicos y en las redes la declaración del compañero Víctor Gómez Casanova de que el suscrito tiene un conato en el PRD porque apoya a Leonel Fernández. La respuesta es la siguiente. Mi hermano José Frank es aliado del PLD desde el 1999”.

“Y yo, Tony Peña, he sido toda mi vida perredeista. Mi casa en los años del 1960 hasta mediados de los años 70 era el PRD. Nos escondíamos a cada rato en los gobiernos autoritarios del Dr. Balaguer y mi madre tenía una de las tiendas más importantes del país, quebrada por el PRD”.

“Por lo cual nadie me puede dar clase de perredeismo. Sólo he tenido de líder al Dr Peña Gómez. He sido director ejecutivo de las campañas del compañero Miguel Vargas y Hipolito Mejía. Y director de campaña de Luis Abinader. Todas éstas en el PRD”.

“Tengo una corriente de pensamiento, permitida en los estatutos que el PRD debe ir solo a las elecciones. Porque el PRD no puede convertirse en partido bisagra. La historia del PRD es inmensa y sus aportes inconmensurables. Yo soy de ese PRD histórico y eso es lo que defiendo”.