Gritos desesperantes se escuchaban en interior de vehículos antes de 5 víctimas morir carbonizados

Paradise.- Momentos de desesperación vivieron cinco personas que se encontraban en el interior de varios vehículos cuando fueron “sorpresivamente arropadas” por un incendio forestal asesino al norte de California.

Tras las mortales quemaduras que ocasionó a las víctimas el siniestro continúo avanzado y destruyendo la mayoría de una ciudad de aproximadamente 30,000 personas.

Bomberos intentaban detenerlo, pero las llamas se movían demasiado rápido por lo que fue imposible contrarrestarlo para evitar mayores pérdidas materiales, luego de carbonizar a sus víctimas.

Solo un día después de que comenzara, el incendio cerca de la ciudad de Paradise había crecido a casi 110 millas cuadradas (280 kilómetros cuadrados) y se estaba quemando completamente fuera de control.

“Realmente no hubo enfrentamientos”, dijo el capitán Scott McLean, del Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California, y explicó que las cuadrillas dejaron de atacar las llamas y ayudaron a las personas a salir con vida. “Estos bomberos estaban en modo de rescate todo el día de ayer”.

Con los incendios que también ardían en el sur de California, los funcionarios estatales estimaron que el número total de personas obligadas a abandonar sus hogares era de 157,000. Las órdenes de evacuación incluían a toda la ciudad de Malibú, que alberga a 13,000, entre ellas algunas de las estrellas más grandes de Hollywood.

Cuando el Paraíso fue evacuado, la orden desencadenó un éxodo desesperado en el que muchos automovilistas se atascaron en un tráfico paralizado y abandonaron sus vehículos para huir a pie. Las personas informaron haber visto gran parte de la comunidad en llamas, incluidos hogares, supermercados, negocios, restaurantes, escuelas y un centro de retiro.

A las zonas rurales les fue un poco mejor. Muchas casas tienen tanques de propano que explotaban en medio de las llamas. “Se estaban yendo como bombas”, dijo Karen Auday, quien escapó a un pueblo cercano.