Hipólito Mejía asegura que a pesar de 54 años de revolución del 65 RD vive en incertidumbre democrática

Por Redacción (vozlibrerd@gmail.com)

SANTO DOMINGO.- El expresidente Hipólito Mejía consideró que a 54 años de conmemorarse los acontecimientos del 24 de abril de 1965 nuestro país vive nueva vez la incertidumbre sobre el ejercicio pleno de sus derechos democráticos.

En un mensaje con motivo del 54 aniversario de la llamada gesta patriótica, el exmandatario consideró que estamos en el deber de reflexionar sobre las causas que dieron lugar a esa confrontación política.

“Quienes perdieron la vida en la guerra de abril de 1965 lo hicieron aferrados a su valoración de la situación de la República Dominicana en ese momento”, expresó.

Resaltó que el reclamo principal de quienes se alzaron en armas fue la demanda por el restablecimiento de los principios constitucionales, aspiración que dijo fue denegada por quienes, aferrados a valores antidemocráticos, frustraron el ejercicio ciudadano del pueblo, al votar de manera libre y soberana en las elecciones de 1962.

Dijo que en ese momento en el centro de ese debate estaba, al igual que hoy, el tema de la calidad de nuestra democracia.

“Hoy, al conmemorarse esa gloriosa gesta, nuestro país vive nueva vez la incertidumbre sobre el ejercicio pleno de sus derechos democráticos”, dijo.

Expresó que la calidad de nuestra democracia se ve empañada por la corrupción generalizada y la impunidad complaciente.

Agregó que la criminalidad desbocada, la inseguridad ciudadana y la violencia generalizada amenazan el ejercicio de nuestra vida democrática.

“Más grave aún, la justicia dominicana vive la encrucijada entre su legitimidad y la aplicación independiente de los preceptos constitucionales y de las leyes que lo sustentan”, expresó.

Manifestó que es en ese contexto de baja calidad de nuestra democracia resulta inaceptable los intentos de quienes nos gobiernan por evitar la alternabilidad del poder político.

Consideró que elegir el camino correcto hacia una democracia plena es el mejor tributo que podemos rendir a los hombres y las mujeres que el 24 de abril de 1965 tuvieron el coraje de defender la Constitución a riesgo de sus propias vidas.