Hombre septuagenario mata otra mujer tras ser liberado por otro crimen por ser «demasiado viejo»

AP

Maine, EE.UU.

Un hombre que cumplió décadas en prisión por apuñalar a su esposa 14 veces frente a su hija fue condenado este miércoles por un crimen casi idéntico.

Albert Flick, de 77 años, quien anteriormente fue considerado «demasiado viejo para ser una amenaza» por un juez, fue condenado por la muerte de Kimberly Dobbie en 2018, a quien el victimario apuñalo al menos 11 veces mientras sus hijos gemelos observaban.

Los jurados deliberaron menos de una hora antes de llegar a su veredicto de culpabilidad.

Tanto el ataque, que ocurrió frente a una lavandería a plena luz del día, como la compra de dos cuchillos por parte de Flick dos días antes del hecho, fue mostrado al jurado por medio de un video de vigilancia.

Los fiscales dicen que Flick estaba enamorada de Dobbie, de 48 años, y la siguió y cenó en el refugio para personas sin hogar donde se alojaba. Se conocían, dijeron testigos, pero no estaban en una relación.

En su alegato final, el fiscal general adjunto Bud Ellis dijo a los jurados que Flick sabía que Dobbie iba a salir de la ciudad y pensó: «Si no puedo tenerla, la mataré».

El abogado defensor Allan Lobozzo dijo que no había indicios de que su cliente representara una amenaza.

El médico forense del estado testificó que las heridas penetraron el corazón y el pulmón de la víctima.

Caitlain Jasper, uno de los tres jurados alternos, dijo al Sun Journal que sentía pena por los niños de Dobbie de 11 años y por los tres hombres que presenciaron el ataque y actuaron rápidamente para detenerlo.

«Fue aplastante para ellos», dijo Jasper, «y nunca podrán olvidarlo».

Flick tiene una larga historia de violencia contra las mujeres. En 1979, fue condenado a prisión y cumplió 25 años por apuñalar a su entonces esposa más de una docena de veces frente a su hija.

En 2010, fue condenado nuevamente por agredir a otra mujer. El juez en ese momento ignoró la recomendación del fiscal para una sentencia más larga, y dijo que Flick no sería una amenaza debido a su edad y que no tenía sentido mantenerlo en prisión. Fue puesto en libertad y se mudó a Lewiston en 2014.