Bajan las protestas en Chile

Las protestas sociales en Chile disminuían ostensiblemente en una céntrica plaza de la capital en la que menos de dos semanas atrás se congregaron 1.2 millones de personas para exigir mejoras sociales que iban desde alzas en salarios y pensiones hasta una nueva Constitución. En tanto, el ministro de Hacienda anunció un acuerdo con la oposición sobre impuestos a los más ricos.
Centenares de personas caminaban al martes por algunas pistas de la principal avenida de Santiago en un día en que en redes sociales se multiplicaban llamados a marcha de paraguas negros, sin embargo en la plazoleta se observan muy pocas sombrillas, y de colores.
La policía dispersó la protesta con gases lacrimógenos, mientras que algunos encapuchados se enfrentaron a los agentes.
Los manifestantes eran menos de los que se reunieron en la víspera para una protesta que concluyó en actos de violencia y una fuerte represión policial que ha sido característica en la última semana. El Intendente (gobernador) de Santiago, Felipe Guevara, estimó entre 2.000 y 2.500 asistentes. Javiera Martínez, que trabaja y estudia a sus 23 años, dijo a The Associated Press que sigue protestando porque “las demandas no han sido escuchadas, no han querido escuchar el descontento social”.