Peña Mirabal asegura calidad educativa requiere la integración de la familia en el proceso enseñanza-

SANTO DOMINGO. –  El ministro de Educación, Antonio Peña Mirabal, alertó que la calidad educativa requiere de “docentes apasionados por la educación, docentes que pongan por encima de sus apetencias personales, el sagrado derecho de aprender que tienen nuestros niños”.

Peña Mirabal agregó que la calidad educativa requiere la integración de la familia en el proceso enseñanza-aprendizaje de “nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes”.

El funcionario abogó por la necesidad de la integración de la familia en el proceso de educación de los estudiantes, “pues los padres o tutores no pueden ser simples espectadores de ese proceso enseñanza-aprendizaje”.

Al pronunciar un discurso como invitado durante la apertura de la “Vigésimo Tercera Edición del Congreso Internacional Aprendo 2019”, que organiza Acción Empresarial por la Educación (EDUCA), Peña Mirabal insistió en que para una educación de calidad “requerimos docentes comprometidos y una sociedad crítica, veedora de la misma”.

Asimismo, valoró como positivo la iniciativa de EDUCA a través del Congreso Aprendo 2019, ya que tiene como objetivo principal ayudar en la construcción de los pilares de un sistema educativo robusto y de calidad que permita lograr una nación innovadora, productiva y competitiva.

Destacó que el tema de la calidad en la educación es una apelación patriótica crucial siendo un denominador común del progreso y el desarrollo de cualquier país, sin la cual no es posible el bienestar y desarrollo de la población.

“El Tema de la calidad nos convoca y nos desafía. Es una apelación patriótica crucial por cuanto, la buena educación es un denominador común del progreso y el desarrollo de cualquier país, sin la cual no son posibles el bienestar, el progreso de la población, el desarrollo sostenible y su expansión”, señaló.

Agregó que siendo así, se espera que los diversos sectores de la vida nacional asuman como prioridad la promoción de la educación de calidad, y sea tenida como responsabilidad ineludible no sólo para el Ministerio de Educación, sino también, y, sobre todo, para la familia, el sindicato de los maestros, las iglesias, el empresariado, los medios de comunicación, todas las demás fuerzas vivas y, en general, para todos los implicados directa o indirectamente en la misma.

Dijo que, en tal sentido, es oportuno llamar la atención sobre la necesidad de unificar criterios en torno a la calidad como eje articulador de las voluntades y los esfuerzos que se realizan, tal como ha ocurrido con EDUCA desde su fundación y a lo largo de sus 30 años de vida institucional.

“Muestra de lo cual es anualmente su Congreso Aprendo, como también lo son el congreso del IDEICE, las jornadas científicas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, los trabajos de la IDEC y del Foro Socioeducativo, por ejemplo, entre muchos otros”, sostuvo.