En Francia se mantiene llamado a huelga en el transporte

PARÍS, FRANCIA.- El Gobierno del presidente Emmanuel Macron presiona, sin éxito, a los huelguistas para que suspendieran los paros durante las vacaciones de Navidad con el argumento de dar una tregua a los franceses que viajan en estas fechas para reunirse con sus familias.

Sin embargo, tampoco ha mostrado prisa para abrir una nueva ronda de negociaciones.

El primer ministro, Édouard Philippe, anunció que esa ronda comenzará el 7 de enero, es decir una vez que hayan finalizado las vacaciones y a dos días de una nueva jornada de manifestaciones nacionales convocada por los sindicatos.

La estrategia del Ejecutivo para agotar el movimiento no le ha dado los resultados esperados hasta ahora.

La incidencia de la huelga tiene una fuerte repercusión sobre la vida cotidiana de los franceses, toda vez que los servicios mínimos no existen en el transporte público terrestre en Francia.