Muerte familia dominicana en Nueva Jersey consterna comunidad

La Policía de Nueva Jersey informó ayer que los cuatro cadáveres hallados el miércoles, entre ellos el de dos niños, en el condado Salem de ese estado, son de matrimonio latino y su dos hijos.
La mujer fue identificada como Ruth Reyes, de 30 años, su hija Eurianny de cinco años, y su hijo Eury, de dos, cuyos cuerpos fueron hallados en su hogar. Un poco antes y no muy lejos de allí un transeúnte encontró el cadáver de su esposo en un bosque, identificado como Eugenio Severino, de 54 años, y quien de acuerdo con la policía cometió suicidio, señala el diario NJ.com. Una dirección encontrada en el cuerpo de Severino llevó a las autoridades hasta el apartamento donde fueron hallados los cuerpos de Reyes y sus hijos. La policía aún no ha informado cómo estos murieron. La familia se había mudado hace un año para Nueva Jersey y según indicó al periódico Johnny Solano, un primo de la mujer, la pareja se casó en la República Dominicana.
También que supo que el matrimonio tenía problemas que empeoraron hace dos semanas. La policía confirmó que Reyes obtuvo una orden de protección contra su marido luego de que este presuntamente amenazara con matarl

CONSTERNACION EN NUEVA JERSEY

Dominicanos residentes en diferentes ciudades de este estado se han mostrados consternados por el asesinato de una familia procedente de la República Dominicana.

Los quisqueyanos que han constatado a este reportero por vía telefónica y WhatsApp mostraron tristeza, falta de fe en la vida y señalaron que el autor del horrendo crimen estaba influenciado por “Satanás”.

Para los esposos Julián y Mary Castellanos, de Unión City, “es un acto condenable que pone la comunidad criolla de forma negativa ante las demás”.

Mientras que Claudio Carrasco, José M. Gutiérrez y Carlos Ortíz, de Hackensak, coincidieron en manifestar “parece que se le metió el diablo al asesino; nos sentimos consternados”.

Para Juana Almonte y los esposos Emil y Mavel Flores, de Paterson, “debemos rogar por las víctimas, nos ha sorprendido ese crimen y todos estamos consternados”.

Asimismo, Orquídea de Marte y Guancho Martínez, de Passaic, expresaron, “ese crimen en la misma familia, da miedo y tenemos que ver cómo andan las cosas, la descomposición familiar y de la misma sociedad hoy en día”.

Para Juan Ramón Rodríguez, Julia de Rivera, Ingrid Rodríguez, Octavio Maldonado y Darío Contreras, residentes en Hoboken y Jersey City, coincidieron en que “fue un acto de cobardía, injusto y condenable que pone a toda la familia a pensar; es totalmente condenable.

Este miércoles Ruth Esther Reyes Pérez, de 31 años, y sus dos hijas, Euriany, de 5 años, y Eury, de 2, fueron encontrados muertas de varias puñaladas en el baño de su residencia, ubicada en la ciudad de Salem, un pequeño poblado de NJ, distantes a 185 kilómetros del Alto Manhattan, con unos seis mil habitantes y pocas familias criollas residiendo en él.

Se presume que el autor del crimen fue su ex pareja y padre de las menores, Eugenio Severino, quien tenía una orden de alejamiento. Luego apareció ahorcado en un árbol cerca de Sportsman Road, en la localidad Carneys Point, distante a 15 minutos del lugar del asesinato. La policía profundiza las investigaciones.