Mujeres exigen igualdad y fin de la violencia en todo el mundo pese al coronavirus

AFP

Millones de mujeres marcharon ayer domingo en distintos países para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, pese a los temores por la epidemia de coronavirus que azota al planeta.

Aunque en algunos sitios las manifestaciones se vieron diezmadas por temores a los contagios y en otros, como Corea del Sur, fueron canceladas, los reclamos por los derechos de la mujer se extendieron por todo el orbe.

Muchas voces se alzaron contra los gobernantes, hubo algunos choques violentos así como detenciones en varios países. En Pakistán, por ejemplo, miles desafiaron a la sociedad ultrapatriarcal para manifestarse por sus derechos, bajo piedras y palos lanzados por opositores.

En la capital chilena, cientos de miles de mujeres protagonizaron una colorida marcha en la que exigieron el fin de la violencia machista y reclamaron al «Estado opresor» con el himno feminista «Un violador en tu camino», con coreografías ejecutadas en masa.

Pese a que la marcha fue mayormente pacífica, hubo algunos enfrentamientos con la policía, en particular frente al palacio presidencial de La Moneda, donde se desplegó una bandera con la consigna «Renuncia Piñera».

El gobierno del derechista Sebastián Piñera es blanco de embates desde el inicio en octubre de masivas protestas en reclamo de cambios profundos.

En el centro de México, donde en las últimas semanas se agudizó el reclamo por los femicidios, cientos de miles de mujeres exigieron el fin de la violencia de género y gritaron a una sola voz «Ni una asesinada más». Según cifras oficiales, hubo 1.006 víctimas de femicidios en México en 2019.

Asimismo, hubo fuertes reclamos contra el presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien ha descalificado las denuncias de violencia contra las mujeres alegando que son promovidas por adversarios políticos.

Hubo algunos destrozos, pintadas e intentos de incendiar edificios públicos, lo que fue evitado por fuerzas de seguridad.

En Brasil, el presidente del ultraderechista Jair Bolsonaro fue blanco principal de las mujeres que se movilizaron en distintas ciudades. Desde la campaña de 2018, las mujeres lanzaron el eslogan «Ele nao» (Él no) contra el mandatario por sus recurrentes comentarios sexistas.

En Sao Paulo, sobre la emblemática avenida Paulista, varios centenares de personas desafiaron la lluvia para protestar.

«La política del gobierno ha consistido en retirar los derechos de las mujeres trabajadoras», dijo a la AFP Marcela Azevedo, de 35 años y miembro del colectivo Mulheres em Luta (Mujeres en lucha).

– Aborto, en el centro –

Muchas de las mujeres lucieron en las marchas latinoamericanas pañuelos verdes a favor del aborto, penado en la mayoría de los países, a excepción de Uruguay, Cuba y la Ciudad de México.

El aborto fue tema central en Argentina, donde el gobierno del peronista Alberto Fernández se apresta a enviar al Congreso un proyecto para su legalización.

Vestidas de negro y con pañuelos verdes, mujeres manifestaron frente a la Catedral de Buenos Aires en favor del aborto y en reclamo de la separación de la Iglesia y el Estado.

La Iglesia católica, por su lado, movilizó a sus fieles en una misa multitudinaria «en favor de la vida» en la Basílica de Luján, en el oeste de la ciudad de Buenos Aires.

En El Salvador, donde la ley prohíbe rigurosamente la interrupción del embarazo, más de 5.000 mujeres bailaron y marcharon con coloridas pancartas para clamar por la despenalización.

«Sigue habiendo mujeres encarceladas (por emergencias obstétricas), entonces esto tiene que cambiar», declaró a la AFP Morena Herrera, de la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto Terapeútico, Ético y Eugenésico (ACDATEE).

– Misoginia y arrestos –

En Manila, cientos asistieron a una protesta en la que se quemó una efigie del presidente Rodrigo Duterte, a quien acusan de misoginia.

«La violencia y la pobreza entre las mujeres están empeorando», dijo a la AFP Joms Salvador.

En Kirguistán, la policía detuvo a decenas de mujeres que se manifestaban contra la violencia de género, tras haber sido atacadas por hombres enmascarados.

La policía indicó que se las detuvo por su seguridad y por no informar de la realización de la marcha, pues un tribunal prohibió aglomeraciones por el coronavirus. Las mujeres fueron luego liberadas y tres de sus agresores fueron arrestados.

En China, epicentro de la epidemia que ya mató a más de 3.500 personas y ha infectado a más de 100.000 en el mundo, la cadena estatal de televisión CCTV destacó la dedicación de las trabajadoras médicas en la lucha contra el virus.

En Yakarta, unas 600 personas, algunas maquilladas con los colores del arcoíris, pidieron al gobierno la derogación de leyes consideradas discriminatorias y la adopción de normas contra la violencia sexual

– «Patriarcavirus» –

Al ritmo de tambores, y utilizando máscaras quirúrgicas contra el «patriarcavirus», multitudinarias manifestaciones recorrieron las calles españolas.

«El machismo mata más que el coronavirus», rezaba una de las pancartas desplegadas durante la marcha en Madrid, en la que participaron 120.000 personas.

En París, activistas del grupo Femen en topless, con gafas protectoras y máscaras, se reunieron en la Place de la Concorde para denunciar «la pandemia patriarcal».

Las manifestantes entonaron estribillos como ¿Quién está lavando los platos?» y «Estamos haciendo una revolución».

En Italia, uno de los países más golpeados por el brote del virus Covid-19 y donde se han tomado estrictas medidas de aislamiento, el presidente Sergio Mattarella difundió un video alusivo donde agradeció «a las mujeres, y hay muchas, que trabajan en hospitales (y) en las zonas rojas (de cuarentena) para combatir la propagación del virus.

También hubo manifestaciones en Irak y Líbano.