Carolina Mejía virtual ganadora alcaldía del DN; asegura no defraudará votantes

Por Redacción vozlibrerd@gmail.com

Carolina 57% frente a 31,34%  de su rival Domingo Contreras

SANTO DOMINGO, 15 mar (Marta Florián).- La economista Carolina Mejía, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), el principal de la oposición de la República Dominicana, hizo historia este domingo al convertirse virtualmente en la primera mujer que gana la alcaldía de la capital del país, que controla su organización política.

Mejía, secretaria general del PRM, es la virtual ganadora de las elecciones municipales con el 57,95 % de los votos, frente a los 31,34 % que obtenía su más cercano rival, Domingo Contreras, del gubernamental Partido de la Liberación Dominicana (PLD), cuando se habían computado el 54,16 % de los colegios electorales.

La política de 50 años, casada y madre de tres hijos, es hija del expresidente dominicano Hipólito Mejía (2000-2004), en cuya administración ejerció de suplente de la Junta Monetaria del Banco Central y, además, como embajadora encargada de acuerdos comerciales, por lo que formó parte del equipo que negoció el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Su padre, quien en octubre aspiró sin éxito a la candidatura presidencial del PRM para las elecciones de mayo, ha estado relativamente ausente de su campaña electoral, aunque ha asegurado que le apoya y ha llamado al electorado a hacer historia y votar “por una mujer con la visión y determinación de hacer de Santo Domingo una ciudad para todos”.

Por su parte, ella, quien en sus afiches no lleva su apellido, ha reconocido que ser hija de un expresidente “lógicamente da mucha ventaja”.

No es la primera vez que aspira

Pero esta no es la primera vez que Carolina Mejía aspira a un cargo público. En 2016 fue compañera de fórmula de Luis Abinader en las elecciones presidenciales, en la contienda en la que ganó la reelección el actual mandatario dominicano, Danilo Medina.

Ahora, aupada por el alcalde del Distrito Nacional, David Collado, Mejía se lanzó a la conquista del Ayuntamiento de la ciudad bajo el lema “Sigamos por buen camino” desde el techo de un vehículo, en el que recorrió en la campaña electoral los barrios que componen ese distrito, que concentra 858.890 de los casi 7,5 millones de electores del país caribeño.

Propuesta basada en la inclusión

Para una ciudad con diversos desafíos, entre ellos el caótico tráfico, Mejía presentó al electorado una propuesta basada en la inclusión, la trasparencia y mecanismos de participación como un referendo para aprobar normativas municipales.

Se comprometió a ampliar la frecuencia de la recogida de basura, a recuperar espacios públicos y a crear programas en favor de personas de la tercera edad, los animales y el deporte, a la vez que planteó propuestas para prevenir los embarazos en adolescentes y un fondo especial para la asistencia social y legal en casos de violencia intrafamiliar, un flagelo que golpea el país.

El pasado 6 de diciembre, cuando fue proclamada candidata a la Alcaldía de Santo Domingo, Carolina Mejía dijo aceptar el reto de convertirse en la primera mujer en dirigir la ciudad.

También asumió la tarea de hacer que los habitantes de Santo Domingo “se sientan orgullosos de una ciudad que respeta su memoria, sus lugares emblemáticos, una ciudad que baila, que ríe, que aprende, una ciudad saludable y segura”.

“No les defraudaré”

Carolina prometió anoche a los votantes que no les defraudará, hablando como alcaldesa virtualmente electa del Distrito Nacional.

“Gracias por el voto de confianza, les garantizo que no les defraudaré”, dijo Mejía a sus seguidores, aunque no se proclamó ganadora porque la ley electoral se lo impide hasta que la Junta Central Electoral (JCE) no proclame los resultados oficiales.

Mejía dijo que esto “parece un triunfo”, aunque invitó a sus seguidores a “esperar los resultados para entonces celebrar” e indicando que está “sumamente honrada por la oportunidad” que le han dado los votantes.

Este domingo casi 7.5 millones de dominicanos estaban convocados a las urnas para las elecciones municipales que se celebraban de forma extraordinaria, en repetición de los comicios del 16 de febrero pasado, que fueron anulados por los fallos registrados en el sistema de votación automatizado.