Corona virus sigue su propagación indetenible

AFP
París

La pandemia del nuevo coronavirus, que ha dejado más de 7.800 muertos, avanza inexorablemente, cerrando a su paso fronteras, como en Europa, paralizando la vida de millones de personas y dejando la economía al borde de la recesión en un contexto de gran incertidumbre.

«Todos los países, sin excepción, deben tomar las medidas más audaces posibles para parar o frenar la amenaza del virus», dijo este martes Hans Kluge, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en un llamado a Europa, actual epicentro de la pandemia.

Francia siguió este martes los pasos de España e Italia y, desde el mediodía, sus 67 millones de habitantes están sujetos a un confinamiento generalizado en un contexto de «guerra» contra el COVID-19, en palabras de su presidente Emmanuel Macron.

En las grandes ciudades, la vida parece haberse suspendido. No hay ruidos, las calles están casi desiertas, salvo las filas en los supermercados, las farmacias o las panaderías. La desconfianza y el miedo flotan en el ambiente.

«Me siento un poco ansiosa ante la idea de tener que quedarme en casa 15 días, Vivo sola en un pequeño apartamento», dice Caroline, una funcionaria de 40 años, mientras regresa a su casa de París tras hacer unas compras en el supermercado.

La pandemia, que se inició en China en diciembre, ha costado ya la vida a 7.813 personas y ha infectado a unas 190.000, según un balance de la AFP. Después de China continental, Europa es el continente más afectado, con Italia a la cabeza.

Y el balance puede aumentar. El Reino Unido consideró el martes «razonable» estimar el número de infectados en el país en unos 55.000 actualmente, frente a los 1.950 confirmados, y consideró que 20.000 muertos o menos sería un «buen resultado» final.

En España, donde se decretó el sábado el confinamiento casi general, el responsable de emergencias sanitarias, Fernando Simón, habló de una leve «ralentización», pese a que los contagios aumentaron en casi 2.000 en tan solo 24 horas y llegaron a 11.178. Los decesos en el país ya rozan los 500.

Aunque lejos de la situación en Europa (más de 60.000 contagios y de 2.700 muertos) o en China continental (80.881, 3.226), los países de América Latina, con unos 1.000 contagios y una decena de muertos, empezaron a tomar medidas similares de cierres de fronteras y restricción a la entrada de viajeros.

MÁS ARTÍCULOS