Capotillo retorna a la normalidad tras fuertes tiroteo; policía interviene

La Policía impuso este viernes el orden en el barrio Capotillo de la capital, donde apresaron a decenas de personas, decomisaron diversos tipos de drogas, armas de fuego, balanzas y máquinas tragamonedas luego de que ayer delincuentes protagonizarán un intenso tiroteo en la calle 42 de ese sector, en demanda de que el toque de queda inicie a las 10:00 de la noche y no a las 7:00 como dispuso el presidente Danilo Medina.

El vocero de la institución, coronel Frank Félix Durán, aseguró que no descansarán hasta tener tras las rejas a los responsables de la balacera que sembró el pánico en la barrida.
Dijo que se desplegó un convoy policial de 100 agentes de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (Dicrim), así como miembros de las unidades élite de los Topos y Swat, en el sector y otras zonas aledañas como la Zurza y Simón Bolívar, en procura de tener el perímetro asegurado y evitar que los delincuentes puedan escapar del lugar.

Agregó que los detenidos, a quienes no identificó, son investigados con relación al violento incidente y así apresar con mayor facilidad a los verdaderos protagonistas del tiroteo.
“En el día de hoy hemos apresado varias personas, decomisado armas de fuego, drogas y balanzas luego del tiroteo protagonizado por delincuentes en el barrio de Capotillo”, puntualizó.
“Efectivamente intervenimos el sector de Capotillo para identificar, apresar y someter a la acción de la justicia a quienes protagonizaron la balacera sembrando el terror entre los residentes”, aseguró el vocero policial.

El coronel Félix Durán exhortó a los participantes en el tiroteo a que se entreguen por la vía que entiendan conveniente para evitar hechos lamentables.

Aseguró que la circulación de videos en redes sociales facilita en parte la investigación que se lleva a cabo contra los delincuentes.

“Nosotros no vamos a permitir que delincuentes ligados al microtráfico pretendan adueñarse de las calles”, puntualizó.

Mientras en la barrida del sector de Capotillo, sus residentes guardan silencio tras la intervención policial. Muchos alegan desconocer a los malhechores que protagonizaron el tiroteo en la calle 42 de la referida barrida.

Sin embargo, en el lugar se comenta que los bandidos están molestos por la imposición del toque de queda y los operativos constantes que realizan agentes policiales, lo que ha provocado una merma en la venta de sustancias narcóticas.

Entre tanto, agentes de la Dicrim se movilizan por todos los rincones de la barrida en procura de apresar a los “Rambo” del siglo 21.

Para diversos sectores lo ocurrido en el barrio capitaleño ha sido una humillación que pone entre dicho la capacidad de las autoridades para enfrentar a personajes ligadas al narcotráfico en Capotillo.

En otras ocasiones, delincuentes de esa demarcación han enfrentado a tiros a miembros de la Dirección Nacional de Control Drogas (DNCD) obligándolos incluso a retroceder en sus intentos por penetrar a la barrida.