China condena canadiense a la pena de muerte por drogas

BEIJING.— China condenó a un ciudadano canadiense a la pena de muerte por fabricar ketamina, en un momento de alta tensión entre las dos naciones.

La Corte Intermedia Municipal de Guangzhou anunció la sentencia a Xu Weihong el jueves y dijo que su supuesto cómplice, Wen Guanxiong, recibió una condena de cadena perpetua.

Las penas capitales se remiten automáticamente al Tribunal Supremo del país para su revisión.

El breve comunicado de la corte no ofreció más detalles, pero medios de la ciudad sureña, en el corazón de la industria manufacturera china, dijo que Xu y Wen habían recopilado ingredientes y herramientas y empezaron a producir ketamina en octubre de 2016, y luego la almacenaron en la casa de Xu, en el distrito de Haizhu.

La policía confiscó más tarde más de 120 kilos (266 libras) de ketamina en la vivienda de Xu y en otra residencia, según las informaciones. La droga es un potente relajante muscular que se ha hecho popular entre los asiduos a clubes nocturnos en China, entre otros.

Las relaciones entre China y Canadá han sido tensas tras la detención de Meng Wanzhou, alta ejecutiva del gigante tecnológico Huawei e hija de su fundador, en el aeropuerto de Vancouver a finales de 2018. Estados Unidos solicita su extradición por cargos de supuesto fraude por el vínculo entre la compañía e Irán.

El arresto enfureció a Beijing, que ve su caso como una acción política para evitar el ascenso de China como una potencia tecnológica global.

En una aparente venganza, China detuvo al exdiplomático canadiense Michael Kovrig y al empresario Michael Spavor, acusándolos de vagos delitos contra la seguridad nacional. La justicia china también condenó a la pena de muerte a un narcotraficante canadiense en una rápida repetición de su juicio e impuso restricciones a varias exportaciones canadienses, incluyendo el aceite de colza.

El vocero del Ministerio de Exteriores chino, Wang Wenbin, dijo que la condena a Xu no guarda relación con la situación de la relación entre las dos naciones.

Como muchas otras naciones asiáticas, China impone penas elevadas por fabricar y vender drogas ilegales, incluyendo la pena capital.