Agente de DEA admite conspiración con cártel

AP
Tampa, Florida

Un agente estadounidense antinarcóticos reconoció el lunes haber conspirado pa­ra lavar dinero con el mismo cártel colombiano que juró combatir, una de las traicio­nes más escandalosas en la historia de la agencia anti­drogas de Estados Unidos.

El agente, Jose I. Irizarry, se declaró culpable de 19 cargos federales, incluyen­do fraude bancario y haber desviado millones de dóla­res en ganancias de la droga del control de la DEA.

El juicio no sólo es motivo de vergüenza para la DEA, sino que también podría te­ner consecuencias perdura­bles en sus operaciones en­cubiertas contra el lavado de dinero. Además, generó in­terrogantes sobre el nivel de supervisión que tuvo Irizarry durante su carrera, en la que se le confió el uso guberna­mental de empresas fachada, cuentas bancarias simuladas y mensajeros para combatir el narcotráfico internacional. Timothy J. Shea, el adminis­trador interino de la DEA, di­jo que los delitos de Irizarry “no reflejan los elevados es­tándares de conducta que les exigimos a nuestros emplea­dos y a nuestros agentes”.

Corrupción
“La corrupción y la trai­ción al pueblo estadouni­dense -el mismo pueblo que debemos proteger- no tie­nen cabida en la DEA, ni la tiene el señor Irizarry”, ma­nifestó Shea. El exagente miraba abatido sus manos mientras el juez federal de primera instancia Thomas G. Wilson leía los cargos.

“Estoy expiando mis pe­cados”, le dijo Irizarry a The Associated Press después de la audiencia. “Deseo dejar esto atrás”.

Irizarry, de 45 años, ha­bía sido acusado de presen­tar reportes falsos y de orde­narle a personal de la DEA transferir dinero destinado a operativos encubiertos a cuentas internacionales con­troladas por él y sus socios.