Presentan acusación contra Trump ante el Senado por “incitación a la insurrección”

Washington.- Representantes de la Cámara Baja de Estados Unidos presentaron este lunes la acusación contra el expresidente Donald Trump ante el Senado por “incitación a la insurrección”, dando así inicio al proceso para el juicio político que tendrá lugar la semana del 8 de febrero.

Los nueve congresistas demócratas que ejercerán como fiscales en el juicio presentaron el cargo después de que la Cámara Baja lo aprobara el pasado 13 de enero con 232 votos a favor -diez de ellos de republicanos- y 197 en contra.

Será la primera vez que el Senado juzgue a un expresidente, lo que ha levantado reticencias entre algunos republicanos, que cuestionan la legalidad del proceso.

Para que el Senado condene a Trump, que tendría como consecuencia su inhabilitación política, se requiere un mínimo de 67 votos o dos tercios, un número improbable de alcanzar dado que demócratas y republicanos se reparten 50 escaños.

En caso de que todos los demócratas voten a favor de condenar a Trump, 17 legisladores republicanos también tendrían que hacerlo y tan solo algunos, incluido su líder, Mitch McConnell, han mostrado ambigüedad respecto a su posición.

McConnell y el nuevo líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, anunciaron la semana pasada un acuerdo sobre las normas que regirán en el juicio político y un calendario para darle inicio la semana del 8 de febrero.

Ese calendario satisface las demandas de los republicanos, que habían pedido tiempo para que Trump pudiese preparar su defensa.

Este será el segundo “impeachment”, como se conoce el proceso de destitución en inglés, contra Trump, que salió airoso del primero a comienzos de 2020 por sus presiones a Ucrania para que investigara por supuesta corrupción al actual presidente de EE.UU., Joe Biden.

Trump es el primer mandatario en ser sometido a dos juicios políticos y en esta ocasión afronta el cargo de incitar a la “insurrección” por el asalto violento al Capitolio del pasado 6 de enero de una turba de sus seguidores, que dejó cinco muertos, entre ellos un policía.