Continúa el miércoles juicio de fondo contra acusados de rociar “ácido del diablo” a Yocairi Amarante.

Por Redacción  (vozlibrerd@gmail.com)

SANTO DOMINGO (República Dominicana).- El Tercer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional dio inicio el jueves al juicio de fondo contra Willy Antonio Javier, Pedro Alexander Sosa Méndez (Alex) y Joan José Féliz (Pinol), implicados en el ataque con “ácido del diablo” a Yocairi Amarante.

Las juezas Arlín Ventura, Leticia Martínez y Milagros Ramírez recesaron la audiencia hasta el próximo miércoles 25 de agosto, a las 2:00 de la tarde.

Durante la primera audiencia, la Fiscalía del Distrito Nacional realizó los interrogatorios a los testigos del caso, entre los que se encuentra la víctima.

A través de una nota de prensa emitida por el Ministerio Público de esta jurisdicción, la fiscal litigante María Silvestre informó que en la primera audiencia fueron interrogados Yocairi Amarante, el chofer del carro público en el que ella se transportaba al momento de recibir la agresión y un ex oficial que realizó las investigaciones del caso.

Silvestre reiteró que el órgano persecutor tiene una acusación de mucha fuerza, la cual permitirá solicitar la pena máxima contra los agresores de la joven.

Las indagatorias realizadas por el Departamento de Investigación de Crímenes y Delitos Contra las Personas de la Fiscalía del Distrito Nacional indican que el imputado Willy Antonio Javier, expareja de Yocairi Amarante, ofreció RD$25,000 a Pedro Alexander Sosa Méndez para que perpetrara el ataque con “ácido del diablo”, una mezcla de sustancias corrosivas que queman la piel y el tejido.

El documento acusatorio se sustenta en pruebas documentales, testimoniales, materiales, periciales e ilustrativas y detalla que el crimen sucedió el pasado 25 de septiembre de 2020, mientras la víctima se desplazaba por el Ensanche Luperón en el asiento delantero de un carro público, tras salir de su trabajo.

Durante la audiencia, Yocairi Amarante y el conductor narraron lo que sintieron al momento del ataque y las secuelas que han sufrido a partir de entonces, incluyendo cirugías en varias partes del cuerpo.

Estos hechos, según el Ministerio Público, están tipificados como asociación de malhechores, actos de tortura o barbarie, violencia contra la mujer, heridas y golpes voluntarios, delitos previstos y sancionados en los artículos 265, 266, 303, 303-4 (numerales 7 y 10), 309 y 309-1 del Código Penal Dominicano.

Los imputados cumplen prisión preventiva en la cárcel pública 15 de Azua.