Gobierno presenta protocolo sanitario preventivo contra COVID-19 en los planteles

Por Redacción (vozlibrerd@gmail.com)

Santo Domingo. – Ante el inicio del año escolar este lunes, el Gobierno dominicano presentó el protocolo general que establece las medidas sanitarias preventivas contra el COVID-19.

El protocolo establece las medidas sanitarias preventivas, operativas y de seguimiento para los miembros de la comunidad educativa compuesta por estudiantes, docentes, personal directivo, administrativo, coordinador, de apoyo y familias en general, en procura de un año escolar con riesgos reducidos ante la incidencia de la COVID-19 y de preservar la salud de los diversos actores del sistema educativo.

El ministro de Educación Roberto Fulcar, encargado de anunciar las medidas a tomar, dijo que este protocolo implica un proceso de seguimiento continuo a partir de los indicadores sanitarios establecidos por el Ministerio de Salud Pública.

“En estos momentos la baja positividad de la COVID-19, el éxito del plan de vacunación en la República Dominicana, el proceso de rehabilitación física de los planteles escolares, así como las nuevas recomendaciones internacionales, permiten el regreso a las aulas de manera presencial. Los centros educativos garantizarán que su personal docente, administrativo y de apoyo, así como estudiantes mayores de doce años, estén vacunados, ya que se trata de la medida más efectiva pautada a la fecha para la prevención de la COVID-19”, dijo Fulcar.

A partir de parámetros claves explícitos, se garantizan condiciones seguras para el retorno a la práctica educativa en los centros.

Involucran la planta física, la dotación de equipos, suministros y materiales gastables, así como pautas e informaciones fundamentales para el personal del centro, los estudiantes y sus familias.

A fin de velar por el distanciamiento en las aulas u otros espacios en los centros educativos, se debe disponer de 1.5 metros de distancia por estudiante. También es necesario garantizar ventilación natural en las aulas, así como trabajar en espacios abiertos, cuando las condiciones del clima lo permitan, cuidando siempre la seguridad de los estudiantes, especialmente los de menor edad, o que presenten alguna discapacidad.

“En los casos de ambientes con aire acondicionado, es muy importante abrir las ventanas varias veces al día, verificando además que estos sistemas de ventilación funcionen correctamente y propicien una adecuada calidad de aire interior, así como contar con baños diferenciados para los alumnos y el personal de los centros que guarden también el distanciamiento y la disponibilidad de agua y jabón líquido para el lavado de manos”.

Los baños deben igualmente contar con medios de secado de manos, así como zafacones cuyas tapas no tengan que ser manipuladas.

En el momento de la merienda y el almuerzo escolar se priorizará la entrega de alimentos envasados para limitar los riesgos en la manipulación.

El personal debe disponer de lavamanos identificados, gel, alcohol y cubreboca; además se requiere identificar la capacidad máxima de cupo en las diferentes áreas, las cuales deben ser sometidas a limpieza y desinfección profunda antes y después de ser usadas.

Asimismo, cada quien llevará mascarilla en todo momento y se evitarán los saludos con contacto físico. Los directores de cada centro son responsables de velar por el cumplimiento de las estrategias de bioseguridad, respecto al COVID-19.

Junto a todas las acciones expuestas, se pondrá en marcha el programa Retorno a la Alegría, con el cual niños, niñas y adolescentes serán recibidos, a fin de trabajar con ellos su adaptación a la presencia en el aula y apoyar su bienestar psicoafectivo. Dicho programa se desarrollará intensivamente durante las dos primeras semanas del año escolar y continuará después, aunque con menos intensidad.