Advierte serán anulados los permisos de extranjeros obtenidos de manera irregular

Por Redacción (vozlibrerd@gmail.com)

Viceministro de Interior y Policía no descarta acciones legales contra violadores de la Ley de Migración

SANTO DOMINGO.- El viceministro de Gestión Migratoria y Naturalización, Juan Manuel Rosario, advirtió que los extranjeros que fueron beneficiados con el Plan de Regularización y que se demuestre que no cumplieron con lo establecido por la ley podrían ser anulados dichos permisos y en algunos casos no descarta acciones legales, ya que lo mismo constituye una violación a la Ley de Migración de la República Dominicana.

El destacado experto en asuntos migratorios afirmó que el Gobierno dominicano no va a permitir que se ponga en riesgo la soberanía nacional y la seguridad de la República Dominicana por capricho de grupos desaprensivos que siempre han intentado alterar el orden y la paz de los dominicanos.

Al hablar en el programa Fuera de Record que produce el periodista Elvis Lima a través de En Televisión, Rosario defendió el programa de identificación que procura iniciar el Gobierno, ya que llegó el momento de que el país sepa quiénes son y dónde están los extranjeros que viven en suelo dominicano.

Indicó que no se puede descartar que aumenten la presión desde Haití para ocupar la República Dominicana, respaldados por ayuda internacional, pero que eso no se puede permitir, por lo que las autoridades tienen que estar vigilantes en la frontera.

Señaló que la comunidad internacional quiere resolver el problema haitiano a través de la República Dominicana y que por eso el Gobierno debe estar preparado para adoptar cuantas medidas sean necesarias para evitarlo, ya que tiene la responsabilidad de defender el territorio nacional, la soberanía y la población.

Garantizó que todas las medidas son acordes con lo que establece la ley de migración y con las necesidades de proteger la soberanía nacional.

Reveló que se creará una policía migratoria en República Dominicana, para activar la vigilancia en las carreteras de las poblaciones fronterizas y que para esto se va a entrenar un personal, que debe tener una preparación especializada.