20Agosto2017

Está aquí: Home Economía Tener ingresos sin necesidad de trabajar

Tener ingresos sin necesidad de trabajar

Por Redacción (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Uno de los grandes sueños de todo humano debería ser llegar a tener ingresos a pesar de estar sentado en su casa, viajando por el mundo, o quizá practicando su deporte favorito. La vejez sin este tipo de ingresos es muy triste, por más feliz que haya sido la vida en tiempos productivos.

No importa la edad, ganar dinero independientemente de nuestro esfuerzo es vital. Cuando estamos jóvenes podemos aumentar nuestro capital y hasta adquirir cosas sin sacrificar nuestras necesidades prioritarias. O sea, podemos mejorar nuestra calidad de vida.

Sin embargo, al momento de retirarnos, los ingresos pasivos son determinantes para mantener el nivel de vida alcanzado en nuestra etapa productiva. Luego de años de retiro, nuestros ingresos pasivos deben aumentar, si queremos continuar viviendo como lo hacíamos y merecemos.

Una persona sin enfermedades terminales se espera que viva por lo menos noventa años. Si se retira a los sesenta y cinco, tendrá que mantenerse 25 años más, lo que equivale a 300 salarios. La vida será cada año más cara y el cuerpo requerirá más mantenimiento... que es costoso. ¿Dé dónde saldrá el dinero para cubrir esos costos extra?

A continuación enumeraré algunos ingresos pasivos que pueden darnos calidad de vida:

• Plan de pensiones. Una parte puede ser obligatoria, otra complementaria. En casi ningún país se logra cubrir toda la necesidad que tendrá el aportante al momento de su retiro. Es una excelente opción si la tomamos como base. Los rendimientos muy rara vez son garantizados y, por lo regular, no aumentan los ingresos al ritmo que se incrementan los costos de vida.

• Inmuebles. Una excelente opción. Comprar un inmueble para alquilar nos da flujo de caja. Lo ideal es comprarlo con tiempo. Parte de nuestro capital será el inicial y con un préstamo pagaremos el resto. La cuota no debe ser mayor que el alquiler que cobramos. El plazo de pago no debería ser mayor a 20 años. En algunos países hay beneficios fiscales, estúdielos. Algunas personas tienen tasas preferenciales por la empresa en que trabajan. Necesitamos tener una previsión para reparaciones periódicas de mantenimiento. La clave del éxito estará en la elección del inquilino y el contrato de alquiler que haga... zapatero a su zapato, tenga un buen abogado, un buen banquero y un buen agente inmobiliario.

• Certificados a plazo fijo (financieros o de depósito). Son instrumentos manejados por instituciones financieras. Por un monto puesto en un plazo acordado, la institución nos paga una suma fija. Son de muy bajo riesgo y de un rendimiento razonable. Son las inversiones más utilizadas por su reducido riesgo y su rentabilidad fija. Mientras no necesitemos el rendimiento es recomendable reinvertirlo. Cuide la elección de la institución, ahí está el riesgo.

• Bonos. Parecidos a los certificados. El riesgo es mayor y el rendimiento también. Son cotizados en la bolsa de valores. Los bonos emitidos por gobiernos se llaman “Bonos Soberanos”.

Existen más inversiones, en el país éstas son las más comunes y asequibles. Lo que siempre recomiendo es no poner los huevos en la misma canasta... una variedad de inversiones le puede disipar el riesgo y hacer crecer sus rendimientos.

Con mi equipo, nos unimos a los expertos en tecnología de Deadlock Solutions para crear una aplicación (móvil y web) que enseña todo sobre inversiones. Es un juego entretenido y completo. En el siguiente enlace lo puede encontrar: http://bit.ly/InVerTir. Invite a personas a jugar y ponga a prueba su aprendizaje. Nunca había sido más fácil aprender de inversiones.