20Enero2018

Está aquí: Home Entretenimiento En la obra “La Cantante Calva”: Nuestros actores dominicanos merecen un aplauso!

En la obra “La Cantante Calva”: Nuestros actores dominicanos merecen un aplauso!

Por Ana María Toribio 

Los dominicanos están a la vanguardia en el renglón de la producción, actuación y dirección de obras de teatro en Nueva York. Me refiero con esto, al buen trabajo de adaptación que se hizo en la obra La Cantante Calva escrita por Eugene Ionesco y dirigida, en esta ocasión, por Luis Felipe Rodríguez director del Teatro de Planta del Comisionado Dominicano de Cultura (TPC) con la participación de un elenco de actores y actrices que realizaron un excelente trabajo profesional, a la altura de tan afamada obra, que desde 1957 se ha representado de manera continuada en el Teatro de la Huchette, convirtiéndose así en una de las obras más representadas de Francia. 

La adaptación de La Cantante Calva, estuvo a cargo de los profesionales Claribel Ortiz como la señora Smith, me encantó su trabajo, a Antonio Rubio, como el señor Smith, siempre tan profesional, Arisleyda Lombert como la criada, fue espectacular, Karina blancovi como la señora Martin, Ionesco Cabrera y Gustavo Peña, estuvieron de primera. Mis felicitaciones a todos. 

Esta obra habla, de la falta de comunicación que hay entre los seres humanos, que aún en la era digital (que se creía que habría más comunicación) no se ha podido arreglar. Por lo contrario, ha empeorado porque la real comunicación es el contacto cara a cara, el mirarse a los ojos, el sentir el nerviosismo del otro, tocarse (esto si es comunicación) siendo todo esto sustituido por los WhatsApp y demás medios digitales. 

"La cantante calva" pertenece al teatro del absurdo, por lo tanto, el título de la obra también lo es, ya que en la obra no sale ninguna cantante calva, que, a su vez, surge de un error en los ensayos de la obra que le cambió el nombre original.

Los inodoros como asientos también son un absurdo, se la comieron los del comisionado con esa absurda idea decorativa. Los matrimonios que salen ahí representan el universo de la incoherencia, cuando la vida se ve aplastada por la monotonía, las conversaciones se vuelven frases hechas que no quieren decir nada, se hablan sin hablarse. Igual que muchos matrimonios actuales. 

Es el caso de la escena de una pareja que coinciden en todo, pero no se conocen entre sí, pero que finalmente descubren, que eran parejas y dormían en la misma cama, pero no se reconocían (igual, existen parejas que viviendo juntos no conocen nada el uno del otro). 

La obra nos muestra el engaño del mundo en que vivimos y de los acontecimientos que ocurren sin sentidos, a los cuales no les encontramos explicación, como es la falta de tolerancia que últimamente estamos viviendo a diario. Por eso las acciones absurdas que ocurren dentro de la obra, que nos dejan sin entender por qué acciona en escena, nos dicen lo mal que estamos en nuestras relaciones humanas.