Washington, 2 nov (EFE).- El presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo dominicano, Luis Abinader, hicieron este jueves gala de sintonía en una reunión en el Despacho Oval de la Casa Blanca, centrada en la crisis de Haití y en fortalecer la cooperación económica entre ambas naciones.

Cuando la prensa entró al Despacho Oval, los dos líderes estaban sentados charlando. Según explicó Biden, estaban recordando su último encuentro de 2017, cuando el presidente estadounidense ocupaba el cargo de vicepresidente durante el gobierno de Barack Obama     (2008-2017) y visitó la República Dominicana.

Abinader, quien asumió la Presidencia tres años después, en 2020, bromeó diciendo que está deseando recibir de nuevo a Biden en el país caribeño en 2025, cuando la X Cumbre de las Américas se celebre en Punta Cana.

«Esa cumbre se llevará a cabo en Punta Cana, por lo que tendrá tiempo para disfrutar de la playa», comentó Abinader a Biden, quien respondió con una sonrisa.

La crisis en Haití

En un tono más serio, Biden hizo referencia a la crisis de Haití, país vecino de la República Dominicana.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó a comienzos de octubre, tras semanas de negociaciones, el despliegue durante un año (prorrogable) de una fuerza multinacional de asistencia a la Policía de Haití, una petición del propio Gobierno haitiano por la violencia incontrolable de los grupos criminales.

«Gracias, señor presidente, por su liderazgo, de hecho, por su iniciativa en la región, y finalmente por trabajar juntos en la histórica situación de seguridad humanitaria en Haití», expresó Biden.

El presidente estadounidense reiteró los comentarios que realizó en la Asamblea General de la ONU en septiembre de este año, señalando: «El pueblo de Haití no puede esperar».

En este sentido, manifestó el deseo de continuar apoyando, junto con Abinader, la fuerza multinacional dirigida por Kenia.

Abinader, quien se presenta a la reelección el próximo año, no hizo ninguna mención a la crisis en Haití durante sus declaraciones al inicio de la reunión en el Despacho Oval de la Casa Blanca, en presencia de los medios de comunicación.

El líder dominicano apoya los esfuerzos internacionales para estabilizar Haití, pero ha argumentado en ocasiones anteriores que su país ya ha contribuido significativamente a la mejora de la situación.

La fortaleza de la relación bilateral

Por último, ambos mandatarios reafirmaron que los lazos entre las dos naciones atraviesan uno de sus mejores momentos y enfatizaron el deseo de fortalecer la relación económica.

Tanto Abinader como Biden hicieron mención a la primera Cumbre de Líderes de la Alianza para la Prosperidad Económica en las Américas (APEP), que se celebrará este viernes en Washington, y en la que participarán otros líderes de Latinoamérica.

«Seguiremos trabajando arduamente para un futuro más brillante para todos nuestros ciudadanos», afirmó Abinader.

Biden promovió en 2022 la APEP durante la Cumbre de las Américas de Los Ángeles (California, EE.UU.), con el objetivo de combatir la desigualdad económica y fomentar la integración regional.

Además del aspecto económico, Abinader destacó la estrecha relación entre los pueblos de ambas naciones, con más de dos millones de dominicanos residiendo en Estados Unidos, lo que representa el país con mayor número de emigrantes de esa nacionalidad.

«El pueblo dominicano es amigo suyo. El pueblo dominicano es su aliado. El pueblo dominicano es su socio», enfatizó Abinader.

Por su parte, Biden mencionó que la amistad entre Estados Unidos y la República Dominicana «es profunda» y se extiende a lo largo de generaciones, al mismo tiempo que reafirmó que la relación «es más fuerte que nunca».

Es la primera reunión bilateral entre Biden y Abinader, quienes ya habían coincidido en varios foros internacionales como la reciente Asamblea General de la ONU en septiembre de este año y la IX Cumbre de las Américas que se celebró en junio de 2022 en Los Ángeles